Amaia Sarrionandia: “Pensare que el futuro puede ser positivo cuando vea a los presos enfermos en la calle”

La zornotzarra Amaia Sarrionandia es la pareja del preso donostiarra Sebas Lasa, y tienen en común un niño de 3 años, Amets. Por culpa de la dispersión, durante los últimos 20 años, Amaia ha viajado cada 15 días y ha sufrido dos accidentes camino a la prisión. El camino realizado juntos estos últimos años no ha sido para nada fácil, con cada cambio de cárcel, una nueva disputa para meter el paquete, para realizar la visita,…

1- Han pasado 20 años desde que encarcelaron a Sebas, y otros tantos desde que comenzasteis vuestra relación. Según la lógica del estado español, el objetivo de la dispersión es desactivar la actitud de los presos y en el futuro, re insertarlos en la sociedad. ¿Crees que se han cumplido esos objetivos?

En mi opinión esta claro que no se han cumplido esos objetivos. La dispersión se creo para romper el colectivo y no lo han conseguido. Por mucho que el colectivo haya sufrido altibajos, como todos los movimientos, no han conseguido acabar con el.

2- ¿ Donde coloca el tema de los presos el esfuerzo realizado en los últimos años por EPPK, la sociedad vasca y los diferentes agentes sociales?

En mi opinión personal, es un tema que ha estado olvidado. Hoy en día se están haciendo intentos para volver a retomarlo y espero que sea para bien.

Ademas de eso, creo que se han tomado ciertas decisiones sin tener en cuenta el mismo colectivo, y eso a nivel personal, como familiar y militante duele. Por ejemplo, la situación en la que están los presos y presas enfermas, ya que las decisiones tomadas para una posible solución no han garantizado unas condiciones mínimas.

3- La maternidad y paternidad es una buena noticia pero al mismo tiempo crea otras responsabilidades y miedos, mas aun en vuestra situación. ¿Como os ha influenciado el nacimiento de Amets y el recorrido realizado en los últimos años?

Es bonito pero también hay miedos. En una situación como la nuestra la maternidad es una decisión que se toma con responsabilidad, se reflexiona mucho sobre la vida y el futuro de ese niño o niña.

Una vez nace el niño o niña, todo cambia, por ejemplo, a la hora de viajar cambia la forma de conducir. No vas sola, llevas al niño o niña detrás.

También supone un cambio para el que esta dentro, si antes solía estar preocupado por el viaje, ahora mas, ya que su hijo o hija realiza muchas horas en la carretera.

4- Teniendo en cuenta la influencia de la dispersión, si comparamos las emociones, miedos o enfados de Amets con las de las niñas y niños de alrededor, ¿dirías que son iguales? ¿Y la actitud de los demás padres y niños y niñas con Amets (en la calle, en el colegio, en la familia…)?

Yo no he visto diferencias en ese ámbito, y siempre he querido que así sea, que Amets no sea diferente porque su padre este en prisión. Y creo que lo hemos conseguido, tanto en la familia, como en la escuela y en su entorno. Es uno mas.

Es mas, no se nombra a Sebas cuando no hace falta, al igual que no se nombran otros padres de otros niños y niñas. Se lleva con normalidad. Si que es verdad que Amets ahora con tres años ha sentido la necesidad de expresar que el también tiene padre aunque este lejos.

5- ¿Tenéis relación con otros padres o madres que tienen “Motxiladun umeak”? ¿Siendo casos parecidos, son iguales sus situaciones y su actitud?

Yo creo que todos tienen inquietudes similares, como que es la cárcel, porque están allí, cuando vendrán,…

Diría que la mochila de todos los niños es parecida, pero también es verdad que la propia cárcel marca, son diferentes, y tampoco es lo mismo viajar solo o con el colectivo, o con mas niñas y niños.

6-La maternidad, el trabajo, las relaciones…¿cuales son las cosas agridulces de la vida de Amaia?

Yo lo uniría con mi detención, para mi aquel momento fue un clic. Creo que la lucha de este pueblo y los sucesos me han quitado muchas cosas y me las quitaran, pero no me quitaran aquellas cosas que están a mi alcance: las personas que he conocido durante estos 20 años, las amistades, la dulzura que te da todo eso, etc.

También esta la parte dura, la gente que has conocido y se ha quedado en el camino, los viajes, las agresiones, el seguimiento. Pero por otro lado estan las cosas buenas, el niño, las amistades, la solidaridad,… Si todo esto fuera malo no estaríamos 20 años en esta situación.

7- Por consecuencia de la política de dispersión has sufrido dos accidentes de coche. ¿Viajabas con algún familiar?¿Hasta que punto se pueden evitar estos hechos?

El primero fue al principio, Sebas estaba en Albacete y el accidente ocurrió en Arrigorriaga, viaja con mi hermana y mi cuñado. Cuando vino la Ertzaina, comenzaron a buscar una cuarta persona y la situación fue muy desagradable. El segundo accidente fue viajando en la furgoneta el año pasado, salimos con vida gracias al conductor, no como los jabalís.

La única forma de evitar estos accidentes es viajando en colectivo y la gente no es consciente. Muchas veces se juntan varios coches en las prisiones que viajan desde Euskal Herria y la gente no se da cuenta de que viajando en grupo la probabilidad de tener un accidente es menor.

8- En los últimos años al hablar con los familiares de los presos políticos, han elogiado el trabajo de Mirentxin…

Así es, siempre están dispuestos a ir a donde haga falta. Son personas maravillosas y aguantan mucho, los viajes también son duros para ellas y ellos.

9- Antonio Gramsci decía “hay que pensar con el pesimismo de la razón y actuar con el optimismo de la voluntad”. ¿Dirías que hay motivos para ver el futuro de forma positiva?¿Y refiriéndose a la situación concreta de Sebas?

Pensare que el futuro puede ser positivo en el momento en el que vea a los presos enfermos en la calle. ¿Donde están los pasos?¿Hasta que punto tiene que ser un proceso unilateral? Ya han pasado varios años desde el fin de la lucha armada, y creo que no hemos conseguido nada. Hay presos con condenas de 40 años, y presos mayores de 70 años.

En lo referente al caso de Sebas, el futuro es mas positivo. En lo personal es una situación buena, pero es una de las cosas agridulces. Sebas pronto estará en la calle, pero entonces surgirán otro tipo de problemas. Ademas, a veces, te sientes limitado a la hora de expresar esa felicidad, ya que los que están alrededor no vivirán lo mismo de momento, porque otros seguirán en prisión.

10- En cuanto al acto del 13 de Enero, ¿crees que sera otro acto mas o puede que sea el comienzo de algo mas importante?

Creo que es un baile de cifras, ya que la manifestación de hace tres años fue de las mas grandes y con mas personas, pero no ha habido cambios desde entonces. Eso no quiere decir que no haya que hacer, y tenemos que seguir yendo. Es necesario salir a la calle, pero en mi opinión la manifestación de enero no se capitaliza.