¿Quién dijo crisis?

Oir las declaraciones de algunos cargos políticos y pensar que no son de este mundo, es todo uno. La actual Consejera de Justicia y Política Social, candidata del PNV a la alcaldía de Gasteiz, la Sra. Artolazabal, nos deleitó con unas  declaraciones que no le hicieron ruborizarse: “600€ al mes garantizan una vida digna”. Es de suponer que hace estas declaraciones porque es con lo que ella vive tan dignamente.

Gehiago Irakurri

La prevención, una gran inversión

La prevención es una de las asignaturas pendientes en nuestra sociedad. Las consecuencias de la no prevención son muy graves, las estamos viviendo y sufriendo día a día. Y parece que aquellxs que deberían poner todos sus esfuerzos, económicos y materiales, en invertir en esta materia, no tienen ninguna intención de hacerlo.

Gehiago Irakurri

Homofobia en Zornotza

Echar la vista atrás para valorar la evolución del respeto al otro es más que necesario. Los tiempos pasados no fueron mejores, pero la evolución de los comportamientos con respecto a las diferentes orientaciones sexuales ha evolucionado en dos direcciónes contrapuestas.

Hace 30 años eran muy pocas las personas pertenecientes al colectivo LGTBI que lo manifestaban públicamente. Pero las pocas que lo hacían, fueron abriendo un camino de concienciación de la sociedad. El camino fué muy duro, con obstáculos de todo tipo.

Han ido pasando los años, y los diferentes movimientos sociales que han trabajado para hacer visible este colectivo, exigiendo su respeto, han conseguido que la sociedad haya tomado conciencia de que no son bichos raros, sino que son personas.

Cuando parecía que íbamos encaminados hacia la normalización, que la formación y la evolución cultural estaban navegando en la misma dirección, nos encontramos con un cambio de rumbo. En los últimos años en Zornotza, no tenemos que irnos más lejos, los ataques a las personas del colectivo LGTBI están tomando un cariz muy alarmante.

Han sido varias las personas agredidas por su condición sexual. Hechos muy graves que han tenido respuesta con diferentes concentraciones para denunciar estos graves hechos. Pero estas respuestas, aunque necesarias, no solucionan el problema que nos afecta a todxs.

Es hora de sentarse y tomar medidas para erradicar esta agresividad hacia quien es considerada diferente. En casa, en la escuela, en el instituto, en la universidad, en los centros de trabajo, en los lugares de ocio o en las instituciones hay un trabajo muy importante que hacer que no admite demora.

El trabajo con esas personas agresoras es el primer paso que urge dar. Trabajar con ellos, con su entorno, llegar al origen de esos comportamientos y dotarles de los mecanismos necesarios para erradicarlos. No se puede mirar hacia otro lado ante un problema tan grave como el que tenemos, y esperar a que se solucione o desaparezca por sí solo.

Estas personas agresoras deben saber que no son aceptadas en este pueblo, ni en ningún otro. Que su comportamiento les va a llevar a un aislamiento social de quienes no aceptamos su comportamiento, porque sabemos quienes son.

Nunca vamos a caer en el ojo por ojo, diente por diente, pero si vamos a rechazar su comportamiento allí donde estén. Lo haremos señalandoles con el dedo y poniéndonos a lado de quien lo necesite.

Solidaridad sin manipulacion

La invasión de Ucrania por parte de Rusia, nos sitúa de nuevo ante la más burda de las manipulaciones y de las atrocidades. El no a la guerra de la mayoría de las personas es un no verdadero y de denuncia del mayor de los horrores como es el matar a civiles, destruir pueblos y vulnerar derechos. En el siglo XXI utilizando las armas para someter al otro, ¿cómo es posible?

Gehiago Irakurri